¿Porque lo haces?

Muchos de los que estéis leyendo esta carta disfrutaréis de una salud envidiable, una familia magnífica y unos amigos extraordinarios. Si la vida nos ha dado las tres cosas fundamentales para ser felices, ¿porque no intentamos ayudar a los que no han tenido la misma suerte?

Me considero una persona afortunada, pues desde que tengo memoria he tenido una familia que siempre ha estado ahí cuando la he necesitado, y estoy seguro que siempre lo estará.

Conservo amistades de cuando era tan solo un niño de cuatro años, probablemente porque ellos han sabido aguantarme (lo que no es fácil). Y a día de hoy puedo decir que daría mi vida por ellos si fuera necesario, porque sé que ellos también lo harían.

Respecto a mi salud, ésta ha sido siempre buena, a pesar de no cuidarla todo lo que debiera. Gracias a ella he podido disfrutar de lo que más me gusta, el deporte. El deporte me ha aportado valores que he podido llevar a mi vida profesional y personal. Valores tales como el compañerismo, el sacrificio, la lealtad y la confianza.

A veces necesitamos un pequeño empujón para salir de donde estamos, y darnos cuenta de la suerte que tenemos. Yo recibí ese empujón cuando conocí a una persona que considero extraordinaria. No puedo decir menos de alguien que transmite alegría, energía y ganas de comerse el mundo día tras día, a pesar de haber tenido que subir más de una cuesta en su vida.

“Sin esfuerzo, sin sacrificio, no hay recompensa”

Ahora quiero ser yo quien dé ese empujón a otros. Despertaos las ganas de ayudar, para que la vida le dé a los demás tanto como nos ha aportado a nosotros.

 

Sobre el autor

Felipe Maldonado

Desarrollador web apasionado del deporte. La bici y la montaña colorean mi vida. Devolvamos a la vida lo que nos ha dado.


Back to Top ↑