Salud Fortalecimiento muscular mediante corrientes eléctricas

Published on septiembre 11th, 2015 | by Carmen PF

0

Fortalecimiento muscular mediante corrientes eléctricas

Seguro que alguna vez habremos oído hablar de este tema, o incluso, en alguna ocasión habremos experimentado la sensación de la corriente en nuestros músculos para recuperarnos de una lesión. Bien, hoy vamos a explicaros brevemente cuál es la reacción de nuestro organismo a la aplicación de corrientes eléctricas, cómo nos pueden ayudar y cuándo podemos recurrir a ellas.

Para comenzar, cuando aplicamos corrientes eléctricas a nuestro cuerpo, se produce un intercambio de energía electromagnética, mediante el cual, pretendemos provocar una serie de reacciones biológicas y fisiológicas para contribuir a la recuperación del normal funcionamiento de nuestras células y tejidos.
Este efecto se consigue gracias a que nuestro cuerpo es un electrolito, es decir, contiene iones minerales libres con carga eléctrica que actúan como conductores de la corriente. Algunos de ellos son Sodio (Na+), Potasio (K+), Magnesio (Mg2+), Fósforo (P3-)…

¿Y dónde están estos iones? La gran mayoría se encuentran en el sistema nervioso y en la proporción de líquido que circula por nuestro organismo: el agua, la sangre, la linfa. Esto hace que todos los tejidos por donde circulan estos líquidos, sean los más receptivos a la corriente, por ejemplo, el tejido muscular.
En nuestros músculos, producen una gran variedad de efectos pero vamos a centrarnos en el fortalecimiento muscular.

La contracción muscular que se produce en nuestro organismo está regulada por la cantidad de Calcio (Ca2+) y por el ATP (nucleótido fundamental para la obtención de energía). A su vez, el ATP se obtiene gracias a una proteína llamada bomba de Na+-K+. En conclusión, el proceso de contracción de nuestros músculos está mediado por iones.

Es por esto que las corrientes eléctricas se usan para iniciar y facilitar la contracción voluntaria muscular. En músculos normales, se pueden obtener ganancias de fuerza del 20-25% en un mes. Esta ganancia es mayor en músculos no entrenados y/o atrofiados.

La electroestimulación nos permite recuperar la fuerza y el trofismo muscular tras una lesión, concienciarnos de la contracción muscular, aumentar el bombeo circulatorio y la fuerza muscular para optimizar el rendimiento físico (en deportistas).
Además es eficaz en el tratamiento de la espasticidad y contribuye a la relajación y elongación muscular.

Además de para mejorar el rendimiento deportivo, está indicada en casos de hipotonías postoperatorias, desequilibrios musculares, inestabilidad articular, alteraciones posturales e incluso incontinencias.
Cabe destacar que su aplicación es incompatible en personas que padezcan miopatías, desórdenes agudos, lesiones musculares, tendinitis, roturas musculares o ligamentosas y fracturas.

La potenciación muscular mediante electroestimulación, se consigue con tres tipos diferentes de corrientes y debe llevarse a cabo mediante trabajo activo voluntario reforzado por trenes largos de impulso de la corriente eléctrica.
Esta aplicación requiere un control manual para adecuar el tiempo de estimulación al tiempo que el deportista pueda mantenerlo.

Tags: , ,


Sobre el autor

Carmen PF

Futura fisioterapeuta, siempre dispuesta a dar lo mejor de mí. "Da igual. Prueba otra vez. Fracasa otra vez. Fracasa mejor."



Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Back to Top ↑