Salud https://www.flickr.com/photos/kinojam/

Published on junio 25th, 2015 | by Felipe Maldonado

0

Cuando el deporte deja de ser saludable

El deporte es salud. Así es como está concebido a día de hoy por todos nosotros, algo que quizás no esté tan claro es la adicción que el deporte puede causar.

Los beneficios que aporta al ser humano están muy bien definidos, como casi todos conocemos. Debido a ello, las personas más sedentarias se animan a practicar moderadamente alguna actividad física. El otro extremo está en aquellas personas que convierten el deporte en una obsesión, en la que nunca es suficiente y en la que siempre hay que intentar llegar un poco más lejos.

Hace poco completé los 10.000 del soplao, una prueba de BTT de bastante dureza. Mi preparación física para esta prueba no era la adecuada, pero mi entusiasmo, mi capacidad de superación y mi fortaleza mental me llevaron a terminarla.

Después de unas bonitas palabras, seamos francos. Terminé por ser terriblemente terco e irresponsable. Todos los aficionados al deporte, todos los que lo entendemos como una forma de superación personal, debemos pararnos y pensar: ¿cuándo dejó el deporte de ser algo saludable?

A día de hoy, las pruebas de resistencia, de larga duración o las más extremas son las que captan la atención de todos nosotros; a todos los que vemos el deporte como una competición. Estas pruebas nos gustan porque no se trata solo de competir con los demás, sino que, en la mayoría de las ocasiones, competimos contra nosotros mismos. Lo hacemos contra nuestra cabeza que, sabiamente, nos dice: “es hora de parar”. Sin embargo, nosotros ignoramos estos mensajes de alerta una y otra vez.

En la actualidad hay diversos estudios que han demostrado que el esfuerzo excesivo y prolongado puede provocar lesiones irreversibles en nuestro corazón, por lo que yo os aconsejo que recordéis: corazón solo hay uno.

La mejor forma de aconsejar a alguien es dando ejemplo. Es por ello que estoy siguiendo un entrenamiento que mejore mi rendimiento físico. De esta forma espero poder realizar pruebas de mayor duración sin llevar mi corazón al extremo continuamente. Este entrenamiento (del cual espero que también me enseñe algo a nivel personal) está condicionado para instruirme a ser más paciente y a saber esperar para conseguir buenos resultados.

Por otro lado, cabe destacar que los propios organizadores de pruebas de resistencia han olvidado que el deporte amateur o de élite tiene límites. Dicho límite es la salud de cada participante. El éxito de las campañas de marketing, los beneficios que se esperan de un evento y sobre todo su difusión están inevitablemente ligados al número de participantes. Es por ello que, evidentemente, la organización ignora si los inscritos tienen el nivel físico suficiente como para al menos participar con seguridad. Es aquí donde creo que debemos ser nosotros, los propios deportistas, los que usemos nuestro sentido común. No pongamos nuestros retos por la nubes; el físico se puede trabajar y se puede mejorar, pero no llevemos nuestros retos tan lejos como para exponer nuestra salud.

Foto: Kino

Tags:


Sobre el autor

Felipe Maldonado

Desarrollador web apasionado del deporte. La bici y la montaña colorean mi vida. Devolvamos a la vida lo que nos ha dado.



Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Back to Top ↑